jueves, 18 de abril de 2013

[Editorial TDC]: 5 Tensiones para el e-learning en Latinoamérica


Por Alan Alvarado
Director de Tecnologías del Conocimiento Latinoamérica



Hacer futurología, no es nuestro negocio, y creo que no es muy útil para pensar sobre las decisiones que se requieren tomar. Más útil es pensar sobre las tensiones que enfrentamos, que delimitan los problemas con los que nos vamos a encontrar, y de esto trata este artículo.

Al revisar nuestra experiencia acumulada en todos los años que le hemos dedicado al e-learning, nuestra cartera de proyectos regionales, conversaciones con clientes en diferentes países, foros y revistas especializados, etcétera., nos encontramos con un panorama de 5 tensiones principales que van a generar los movimientos relevantes del e-learning en 2013 y más allá:

1. Nivel de desarrollo de la industria vs. nivel de desarrollo de los clientes

Tenemos una industria cada vez más compleja, con soluciones diferenciadas, y cada vez con mayor énfasis en el servicio, la cual se enfrenta a clientes con diferentes niveles de desarrollo de sus proyectos e-learning.

Esto implica que un cliente, según su historia, se ha encontrado con diferentes niveles de solución a sus necesidades, y, dependiendo del momento en que integró el e-learning a su empresa, puede estar arrastrando pasivos de desarrollo de los proyectos, al trabajar con tecnología obsoleta o que es menos eficiente que la nueva; o a la inversa, haber contratado soluciones de punta que no necesita o exceden su requerimiento.

Por otro lado, pocas veces nos encontramos con alguien que lleve mucho tiempo a cargo un proyecto e-learning dentro de la compañía, ya que generalmente hay mucha rotación. Entonces, al tener nuevas "manos", los niveles de desarrollo de los clientes casi siempre se tienen que reiniciar, lo que termina perjudicando la continuidad de un proyecto y finalmente a las propias compañías.

2. Demanda interna creciente vs. oferta estancada

Vemos, cada vez con mayor frecuencia, como la demanda por contenidos aumenta. Ya que las necesidades de formación aumentan, no sólo por su crecimiento vegetativo, si no porque la llegada del e-learning genera expectativas nuevas o alimenta viejos anhelos de cumplir con demandas de formación. Y en el otro lado de la mesa, la oferta formativa crece más lentamente, porque se intenta solucionar todo con cursos a medida o porque los catálogos de calidad o especializados escasean.

3. Formación libre vs. formación regulada

Hablamos aquí de dos tipos de estrategias de formación utilizando e-learning. En la primera, bastaba sólo con dejar un catálogo de cursos abierto y disponible para los trabajadores, e implementar los estímulos básicos para que ellos desarrollaran rutinas de formación auto-administradas. Este modelo se implementó desde principios del 2000, cuando comienzan a aparecer los catálogos de cursos enlatados, y las compañías transnacionales, hacen grandes compras, dejando abiertos para su uso, completa o parcialmente, los catálogos. Las deficiencias de este modelo han ido quedando claras, teniendo resultados muy pobres con los catálogos, con un uso de sólo 10% ó 20%, y donde cada curso tiene un índice de finalización muy bajo.

Frente a esto, las empresas están girando hacia contratar experiencias formativas completas y controladas, con cursos ad-hoc a diversas necesidades, y servicios que les aseguren un adecuado retorno de la inversión, a través de impactos más claros en los conocimientos y productividad de los colaboradores. Ahora bien, probablemente el futuro esta más cercano a un modelo abierto, pero partir por ahí no fue la mejor estrategia y no se adaptó bien a las culturas empresariales y de aprendizaje en Latinoamérica.

4. Repositorio de recursos vs. organización estructurada de la formación

Esto es un tema nuevo en el mundo e-learning. La necesidad de que el aprendizaje sea cada vez más personalizado y se adecúe a necesidades menos estructuradas ha generado una oferta emergente de catálogos, ya no de cursos. Estos nuevos programas contienen además, acceso a diversos recursos como: videos, infografías, conferencias, foros de discusión, donde el usuario tiene que darle forma él mismo a su itinerario de aprendizaje.

Esto se enfrenta con la lógica de los “cursos estructurados”, con un itinerario programado y claramente definido de navegación entre recursos y actividades.

Estas lógicas pertenecen probablemente a dos estadios distintos del aprendizaje online, que podríamos encontrar en el desarrollo de una misma estrategia de e-learning corporativa y que incluso pueden implementarse para diferentes niveles de la organización. Aquí el gran tema es identificar claramente el perfil de colaboradores que vamos a formar, sus capacidades, la cultura de aprendizaje de la organización y en base esto determinar un modelo de formación adecuado y coherente.

5. La tecnología en e-learning: lo nuevo vs. lo viejo

Videos en youtube, html5, aplicaciones de redes sociales, software de autoría, tecnología para mobile… se acumulan en la bandeja de entrada de las empresas e-learning, así como los pedidos de los clientes por innovación, y la necesidad de diferenciación. A pesar de esto, existe resistencia a integrar nueva tecnología si la actual ya funciona. Básicamente por las dificultades para que esta nueva tecnología se asimile a costos razonables y en tiempos adecuados. El mejor ejemplo es el estándar html5, que promete en unos años, ser el estándar de desarrollo para la web, interoperabilidad con smarthpone y otros dispositivos.  Pero que hoy en día genera muchos dolores de cabeza a los desarrolladores y funciona como un fetiche para los clientes, que lo piden pensando en que soluciona problemas presentes, sin evaluar con claridad la relación costo/beneficio. Y flash, sigue haciendo las cosas bien, para lo que necesitamos hoy, sin que sea la solución que queremos para el futuro.

A modo de síntesis: las cuerdas tensas o se dilatan o se cortan.

Los casos 1 y 2, probablemente sean buenos ejemplos de espacios de tensión que para algunos van a tender a cortarse, sobre todo en el lado de los proveedores. Ya que  la vida del mercado, es la satisfacción del cliente, y para las empresas que venden sin consideración a las necesidades reales del cliente, que no hacen trabajo de consultoría, va a haber cada vez menos espacio.

Los puntos 3 y 4, que trabajan sobre la tensión push/pull. Lo más lógico es pensar que se va a generar una convivencia y migración. Donde va a depender mucho, de la conversación cliente/proveedor, la posibilidad de integrar las estrategias, dando espacio en la organización a culturas cada vez más autónomas de aprendizaje.

El punto 5 es un misterio, seguro siempre marchamos hacia la incorporación creciente de nuevas tecnologías. Lo complejo es la velocidad de la innovación versus la velocidad de asimilación. Probablemente vamos a hacer convivir la carreta con el auto, durante bastante tiempo más, sobre todo considerando que el auto no soluciona todos los problemas, y trae nuevos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada